Solistica al día

Entérate de los más recientes acontecimientos e innovaciones en nuestra industria

03 jul 2018

Origen, ventajas y cómo elegir a un 3PL

Todo sobre logística
Compartir:

 Un servicio de tercerización 3PL permite optimizar la cadena de suministro y ahorros en los procesos logísticos.

Con la globalización del comercio, la evolución constante de los mercados y la rápida aceptación del e-commerce por parte de los consumidores, cada vez se han vuelto más complejos los sistemas de almacenamiento y distribución de mercancías.

Si a eso se le suma que el eslabón final de la cadena de suministro, la atención al cliente, ha cobrado más importancia como factor que impulsa la competitividad de las empresas, es evidente que se requiere de un servicio integral de logística que responda a esos nuevos desafíos.

La logística ha transitado por un camino evolutivo que va desde cuando las operaciones de almacenamiento y distribución las realizaba el propio fabricante hasta lo más avanzado hoy en día que involucra la función de un consultor dedicado exclusivamente a planear y gestionar las actividades logísticas, haciendo uso de diferentes proveedores de servicios.

Esto dio pie al surgimiento de diferentes tipos de operador logístico, reconocidos por las siglas 1PL, 2PL, 3PL y 4PL, cuya diferenciación depende del nivel de servicio que se ofrece para optimizar la cadena de suministro.

¿Qué hace cada uno?

La sigla PL hace referencia al término en inglés "Party Logistics" y cuando se incluye el 1 significa que el mismo fabricante se encarga de la logística sin subcontratar a ningún proveedor externo.

2PL fue la primera etapa en la evolución de este tipo de operaciones que se dio cuando las empresas requirieron el apoyo de otra empresa para que le ayudara a cumplir con las tareas logísticas, especialmente ante la necesidad de cubrir una mayor área geográfica de entrega, involucrando comúnmente la subcontratación del servicio de transporte.

El 3PL cobró auge cuando los fabricantes requirieron de un proveedor que se ocupara de los procesos de almacenamiento y distribución para poder enfocarse en la optimización de sus procesos de producción y en la calidad de sus productos. En este sentido, un 3PL o Third Party Logistic funge como intermediario “silencioso” entre la empresa y sus clientes finales, manteniendo transparencia en esta relación, además de que no se involucra en temas de facturación ni órdenes de compra.

Un servicio 3PL se conoce también como Logística Tercerizada.

Finalmente, la complejidad de los mercados dio paso al 4L como un servicio más robusto e integral que incluye consultoría sobre la gestión de las cadenas de suministro contratando a su vez a proveedores los servicios tipo 3PL de instalaciones, almacenaje y equipo de transporte para la distribución.

¿Cuáles son las ventajas de la tercerización?

La principal es la reducción de costos de operación a través de las economías a escala, así como también la optimización de la productividad y la calidad en el servicio que se brinda al cliente final.

Otros beneficios son:

  • Reducir el riesgo al aprovechar los conocimientos y experiencia del proveedor de 3L.
  • Evitar grandes inversiones en instalaciones, equipo y software cuando se busca entrar en nuevos mercados.
  • No incurrir en costos fijos sino manejar el gasto como costos variables en función de la demanda y la estacionalidad de los productos.
  • Disponer de las herramientas tecnológicas más avanzadas para optimizar rutas y dar seguimiento puntual a las mercancías.
  • Enfocarse en las actividades productivas propias de la empresa y en la consecución de las metas estratégicas.
  • Acceder a propuestas innovadoras para el mejoramiento de la cadena de suministro.

Además, los operadores 3PL pueden a su vez ser subcontratados por un operador 4PL en el caso de grandes proyectos nacionales o internacionales para ofrecer sus servicios de almacenaje, inventarios, distribución, logística inversa y trazabilidad en otros destinos.

¿Cómo elegir al operador logístico adecuado?

Aun cuando se pueda pensar que el costo es el factor principal en el momento de la elección, no es conveniente dejarse guiar solo por la mejor propuesta económica.

Al proveedor logístico se le debe elegir con base en el valor que aporte a las necesidades específicas a la empresa, evaluando en particular estos elementos:

  • Cuente con infraestructura que dé servicio a marcas similares a las de tu empresa para manejar la operación logística.
  • Experiencia en el sector en el que opera tu empresa.
  • Probada eficiencia que respalden la fiabilidad y calidad de sus procesos; por ejemplo, el resultado de entregas en tiempo, flexibilidad a cambios de temporada, proactividad ante la presentación de emergencias, propuestas de mejora de la logística de la cadena de suministro, entre otros factores.
  • Capacitación y experiencia de su personal, certificaciones nacionales e internacionales.
  • Capacidad para ofrecer soluciones (en infraestructura y recursos) conforme aumenten los requerimientos de tu negocio.
  • Habilidad para personalizar los servicios que presta de acuerdo a las necesidades de tu empresa.
  • Amplio portafolio de clientes y soluciones, y probada estabilidad en su giro.
  • Nivel de atención y servicio personalizado de un asesor o líder de cuenta.

Busca un operador logístico que pueda fungir como un aliado de tu negocio y que esté alineado e interesado en ayudarte a cumplir con tus objetivos estratégicos.

La relación de colaboración que establezcas con él te ayudará a impulsar tu rentabilidad y competitividad.

Sobre el Autor
Solistica
Solistica

El contenido de esta publicación es brindado por el autor y no representa la posición de la empresa respecto al tema