Blog

Entérate de los más recientes acontecimientos e innovaciones en nuestra industria

Blog

Fique por dentro dos acontecimentos mais recentes e inovações em nossa indústria

Blog

Find out about the latest developments and innovations in our industry

11 abr 2019

Impacto del vehículo eléctrico en la logística

Tendencias de logística
Compartir:

Los entornos urbanos bien planeados y administrados ofrecen grandes oportunidades para generar diseños sostenibles que potencian nuevos modelos de negocio, producción y logística y que, a su vez, plantean una serie de desafíos ante los que hay que preparase.

A pesar de que actualmente la gran mayoría de los vehículos empleados en procesos logísticos tienen motores de combustión interna, es decir, generar energía mecánica al quemar un combustible líquido (gasolina, diésel o biocombustible) o gaseoso (gas natural comprimido), países de América, Europa y Asia han comenzado a ecologizar y eficientizar el transporte de personas y mercancías en sus zonas urbanas.

Factores como incentivos y subsidios gubernamentales y la fluctuación de precios del petróleo han impulsado en la logística el uso de diferentes tipos de vehículos sostenibles como los siguientes:

  • Vehículos eléctricos o de batería eléctrica: son propulsados por uno o varios motores eléctricos. Reciben energía eléctrica al ser enchufados a la corriente y la almacenan en baterías. Al no consumir combustible a base de petróleo, no producen emisiones de escape.
  • Vehículos eléctricos híbridos: combinan un motor de combustión interna u otra fuente de propulsión con un motor eléctrico, baterías y frenos regenerativos. Necesitan combustible a base de petróleo para hacer funcionar el motor que, a su vez, carga las baterías durante el frenado. Cuando se requiere potencia y velocidad, funcionan ambos motores; sin embargo, cuando no se requiere potencia y el camino es llano, el motor eléctrico es el que toma el control.
  • Vehículos eléctricos híbridos enchufables: también tienen dos motores: uno eléctrico y otro de combustión interna; sin embargo, para cargar su motor eléctrico usa baterías que se enchufan a la corriente eléctrica, y para alimentar su motor de combustión, usa combustible a base de petróleo.

Además de contaminar menos, estos medios de transporte ecológicos tienen otras ventajas que vale la pena resaltar:

  • Menos averías mecánicas pues hay menos elementos que puedan desgastarse.
  • Menos mantenimientos. Las revisiones se concentran más en neumáticos y baterías, en caso de los totalmente eléctricos.
  • Ahorro de combustible en el caso de vehículos híbridos.
  • Disminución del costo asociado al consumo de combustible.
  • Algunos países dan estímulos fiscales y peajes gratuitos para los propietarios.
  • Algunas ciudades bonifican las tarifas de estacionamiento y cargadores públicos por el uso de vehículos eléctricos.
  • En algunas ciudades se les permite circular por carriles especiales.

 

Aunque la fabricación y la comercialización de estos vehículos ecológicos van en aumento —e incluso algunas marcas hayan mencionado que pronto dejarán de producir automóviles con motores de combustión interna—, existen retos que impactan la operación logística y que deben ser afrontados por la iniciativa privada y los gobiernos:

  • Bajo kilometraje (menor a 150 kilómetros por hora) en comparación con los vehículos de combustión interna, lo que podría afectar los tiempos de entrega.
  • Baja densidad energética de las baterías en comparación con la gasolina o el diésel que también podría retrasar la cadena de suministro.
  • Tiempos de recarga de batería largos (de seis a ocho horas) en comparación con el rápido llenado de tanques, que podría afectar en los tiempos de entrega y la productividad.
  • Escasez de estaciones de carga públicas en comparación con estaciones de gasolina y diésel, que puede afectar a la seguridad de los envíos y el personal.
  • Cambios en los enrutamientos derivados de la baja duración de la batería.
  • Impacto económico en toda la cadena de suministro que implique nuevos costos en los procesos de planeación, ejecución y control.

Alternativas eléctricas para una logística sostenible

A fin de reducir el efecto invernadero y la contaminación del aire, algunos gobiernos y compañías han comenzado a ecologizar su transporte de mercancías con proyectos que contemplan vehículos más limpios. Estos son algunos ejemplos:

  • A través del proyecto Energy Efficiency in City Logistics Services (Enclose), Austria, Bulgaria, Grecia, España, Irlanda, Italia, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rumania y Suecia han apoyado el desarrollo de planes logísticos de movilidad urbana que aumentan la eficiencia energética en la distribución de carga en los centros históricos de ciudades pequeñas y medianas.
  • LuccaPort es el centro de consolidación urbana en Lucca, Italia, que mejoró su logística al emplear una flota completa de vehículos eléctricos que diariamente realiza el 15 por ciento de las entregas de la ciudad y ha reducido a casi la mitad el número de vehículos comerciales que anteriormente ingresaban al centro histórico. Este sistema de distribución respetuoso con el medio ambiente e implementado principalmente con fondos nacionales y de la Unión Europa es considerado un modelo de referencia en la e-logística.
  • Posten Norge es el servicio postal de Noruega que, para la distribución de carga en la ciudad de Trndheim, reemplazó la mayoría de sus vehículos de diésel por eléctricos, bicicletas y ciclomotores para reducir las emisiones de dióxido de carbono. El proyectó consistió en establecer un centro de consolidación urbana en la terminal de correos.
  • s-Hertogenbosch o Den Bosh es una ciudad al sur de los Países Bajos cuyos servicios logísticos municipales son realizados con autobuses totalmente eléctricos que trasladan personas con compras voluminosas. Desde 2015 todas las líneas de transporte público se detienen alrededor del centro de la ciudad, con lo que se han reducido significativamente el ruido, las vibraciones y las emisiones.
  • En el marco de la edición 2018 del evento Mainforum celebrado en Monterrey, México, FEMSA, a través de Solistica y Grupo Quimmco, presentó su prototipo de vehículo eléctrico que contribuye a la movilidad sostenible de sus operaciones. Para desarrollarlo, Solistica aportó su conocimiento operativo, y Quimmco, diseñó una solución basada en la plataforma del modelo ELF500 de Isuzu. Actualmente se están construyendo otras cinco unidades con las que próximamente se realizarán pruebas pilotos en las diferentes unidades de negocio de FEMSA. Más información en www.femsa.com/es/medios/femsa-a-traves-de-solistica-y-grupo-quimmco-presentan-su-vehiculo-electrico/.

 

Estos ejemplos muestran que la logística sostenible forma parte de un plan de transporte urbano que más allá de sólo utilizar vehículos verdes, implica desarrollar una iniciativa de planeación de flotas que considere recursos materiales, tecnológicos y financieros.

Encontrar más soluciones logísticas urbanas viables y sostenibles contribuirá en la reducción de la huella de carbono; no obstante, habrá que superar varias barreras para poder verdaderamente aprovechar las tecnologías limpias y los combustibles alternos de manera sostenible.

Sobre el autor
Solistica
Solistica

El contenido de esta publicación es brindado por el autor y no representa la posición de la empresa respecto al tema