Buenas prácticas y tecnología para crecer en el comercio internacional

27 julio, 2022 Comercio exterior

Las empresas que atraviesan fronteras con sus productos enfrentan desafíos particulares, tanto internos internacionales, además de una competencia global y requerimientos extra a varios niveles.

De modo que, desarrollar buenas prácticas y mantenerse a la vanguardia, tanto de la evolución de los procesos, estrategias, y normativas, como de la innovación tecnológica, es una necesidad para su permanencia y prosperidad en el mercado internacional.

Según analistas y expertos en el tema, estas son algunas de las más importantes y provechosas:

1. Mantener actualización constante sobre las normativas internacionales

Los requisitos y procedimientos en este campo cambian constantemente, y es necesario estar al tanto de esos cambios de primera mano, para evitar retrasos tanto en la producción como en la distribución de mercancías. Revisarlas habitualmente evitará que las exportaciones se vean afectadas.

2. Todos los documentos en regla, siempre

En sintonía con el punto anterior, el papeleo que requiere el envío global de productos puede llegar a ser un obstáculo si no se tiene todo lo necesario actualizado y disponible para cumplir con los lineamientos internacionales.

Documentos incorrectos o incompletos retrasarán los embarques y la distribución en general, con el riesgo de generar cancelaciones y daños a la reputación de la empresa.

3. Aprovechar el libre comercio

Cumpliendo con las normas y lineamientos de los acuerdos comerciales internaciones, tanto de fabricación (desde la gestión de materiales de origen y proveedores), como de distribución de mercancías, se puede lograr un apalancamiento que otorgue estas ventajas regionales al negocio. 

4. Tercerizar, regionalizar y consolidar los envíos

Ante las complejas necesidades de distribución de las empresas globales, y un mercado internacional de crecientes exigencias para que los productos lleguen a tiempo, conseguir un socio logístico para el transporte de carga local y regional, es una excelente alternativa para optimizar los costos de los envíos.

Estas empresas pueden llevar pasos adelante en innovación del transporte y tener mejores oportunidades de planear rutas estratégicas para tu negocio. 

Además, aumentan las opciones para agrupar eficientemente los envíos de acuerdo a la proximidad regional de los clientes y los centros de distribución, para disminuir costos e incluso mejorar el cumplimiento de tiempos de envío.

5. Priorizar el vital papel de la tecnología 

Es un hecho que las nuevas tecnologías están creando nuevas oportunidades para el sistema de comercio internacional, y al mismo tiempo, contribuyendo a disminuir sus costos, lo que, a su vez, fomenta el crecimiento de la actividad comercial. Y estamos hablando tanto de los costos de transporte, como de los costos de logística, los costos de servicios portuarios y trámites aduaneros, los de conseguir información necesaria, los de transacción y los obstáculos de política comercial.

Un claro ejemplo es la forma en que la inteligencia artificial y la conducción autónoma han probado reducir los costos de transporte.

La adopción generalizada de estas tecnologías digitales ha transformado la actividad económica y cambiado la composición del comercio en su totalidad, generando hábitos de compra cada vez más centrados en Internet y poniendo al alcance las empresas datos vitales sobre las preferencias de los consumidores, que les permiten ajustarse a ellos con sus ciclos de producción y estrategias comerciales.

Así, la calidad y nivel de las infraestructuras digitales se han convertido en nuevos factores de ventaja comparativa, ya que tienen la capacidad de restar importancia a las distancias, tanto geográficas como culturales y lingüísticas, facilitar la búsqueda de productos, proporcionar mejores mecanismos de control de calidad y simplificar las transacciones transfronterizas.

6. Adaptarse al mercado elegido

Tras elegir un mercado al cual dirigirte con tu oferta de productos, será necesario analizar ese mercado, comprobar si se ajusta a tu negocio, si es sencillo entrar a él y su merece la pena.

Aunque un sitio web o las redes sociales de una empresa pueden tener un alcance global, será más efectivo dirigirte a regiones concretas con estrategias de ventas que se adapten a la cultura y la capacidad adquisitiva de una región. Es decir, no basta traducir los mensajes de marketing, hay que adaptarlos, lo cual no significa que no puedas multiplicar los mercados a los que te diriges, mientras recojas el feedback necesario para tener éxito en cada uno.

El comercio internacional es una actividad compleja, por lo que es clave que las empresas exportadoras consideren estas buenas prácticas, y aprovechen también el descenso de los costos de logística para alcanzar una mayor participación en el mismo, y triunfar en nuevos mercados.

New call-to-action

¡Únete a la conversación!

Déjanos tus comentarios

Más sobre Comercio exterior

Integración de la logística en América Latina

A pesar de los avances en la integración comercial de América Latina, sigue existiendo un rezago en comparación con Asia y Europa que solo se superará con la colaboración de los sectores público y privado

Buenas prácticas y tecnología para crecer en el comercio internacional

El comercio internacional es una actividad compleja, por lo que es clave que las empresas exportadoras consideren estas buenas práctica.

Importaciones y exportaciones en tiempos de COVID19

Conoce el debilitamiento en el comercio internacional que se ha producido en la zona latinoamericana a raíz de la pandemia.

Publicaciones más recientes

Cómo elegir y evaluar proveedores para la industria automotriz

Una buena elección de proveedores en esta industria, como en cualquier otra, se traduce en mayor eficiencia y rentabilidad.

Los proveedores, su impacto en las cadenas de suministro y cómo elegirlos

Selección de proveedores: una decisión de alto impacto en la cadena de suministro.

Opciones para operar la logística de tu empresa

Un fabricante a menudo se enfrenta ante la disyuntiva de realizar los procesos de almacenaje, distribución y transporte de sus productos de manera interna o llevar a cabo estas actividades subcontratando los servicios de un especialista en logística.